Contenido

Aprender jugando, los desafíos del contenido educativo (Parte II)

Durante los últimos cinco años ha habido una revalorización del contenido educativo para una audiencia cada vez más ávida de aprender sobre lo que ocurre en el mundo que los rodea.

Pero, ¿cuál es la clave para contar con contenido educativo exitoso en la región? De acuerdo con Lewis Kofsky, VP para América Latina de Sésamo, la clave es que 'los chicos no sepan que se trata de un contenido educativo, que sea divertido y ameno de ver'. 'En Sésamo seguimos la regla "10-10". Debe ser divertido cuando tengas 10, y seguir siendo divertido cuando tenga 10 años más'.

'Educando de manera divertida es la forma de generar engagement, pero también es una manera efectiva para retener la información', remarca Edwards y agrega Fernando Semenzato, de NatGeo Kids: 'Si hay un extra layer para los padres, es incluso mejor. Hacer cosas para compartir entre toda la familias ayuda también a que se genere un círculo virtuoso en la promoción del contenido'

Sin embargo, el desafío radica en no ser 'muy obvio a la hora de educar'. 'En BBC tenemos grandes conceptos, historias y personajes, y el foco para los más chicos termina siendo el viaje que comparten con esos personajes. Ser inventivos en las narrativas que rodean lo que queremos enseñar; mezclar aventura siempre ayuda. Las historias y la música son dos grandes motores', dice Jackie Edwards, mientras que para Lewis 'hacer foco en los ganchos y luego reforzar la enseñanza al final' es una buena estrategia.

Otro desafío radica en que no todos los chicos consumen el mismo contenido, ni mucho menos aprenden lo mismo o de igual forma. Para ello, localizar el contenido para que hable sobre las problemáticas propias de cada niño es fundamental. Cada país tiene sus propias características, y es muy importante conocer las características de cada uno de esos países y de la audiencia para llevarles un mensaje más claro. 'América Latina es muy diferente en sí misma. lo que funciona en Chile no necesariamente lo haga en Argentina, y lo que funcione en Argentina tal vez no funcione en Brasil, y así', indica Semenzanto.

Paula Taborda, de Gloob/Gloobinho (Brasil): 'Estamos intercambiando más y más, por lo que vemos que es lo que se está haciendo fuera, y también exportando. Cuando producimos, la idea es generar un engagement con un show global pero con sabor local. Los chicos necesitan verse reconocidos en la pantalla'. Lewis: 'Vivimos en un mundo tan globalizado... vemos una evolución a un modelo en el cual tomamos nuestros mejores contenidos fuera de la región, y lo envolvemos de ese sabor latino por medio de diferentes estrategias que puede tener que ver con pequeños cambios en los personajes y celebridades, o incluso simplemente en la forma en que se presenta y programa'.

Pero tampoco es la misma forma la que cada país consume de 5 años a esta parte: 'Cambió la forma en que hemos estado enseñado a nuestros chicos, con más foco en entretener con shows que les gusten sean de 10, 5 o 3 minutos. La duración ya no importa', dice Taborda y complementa Fernando: 'La concepción del show también se modificó. Ahora tenemos que pensar en los contenidos a nivel multipantalla desde su génesis, lo que cambia el lenguaje así como la extensión'.  'La primera pantalla ahora es la tablet y el teléfono', acota Kofsky.

En lo que respecta a las temáticas, 'cualquier tema que se presente bien y se le dé un buen contexto es posible', indica Edwards, y señala que desde CBBC se tratan temas de filosofía o astrofísica para preescolares, cada show con un acercamiento distinto'. Sin embargo, para Lewis hay algunos temas que son más complejos de tratar como la política. 'Tratamos de tocar los temas sociales como la ciudadanía, la familia o la amistad, y trascender desde ese lado. No ser controversiales ni presentar ideologías'', completa.

Por Rodrigo Cantisano

Ver Aprender jugando, los desafíos del contenido educativo (Parte I)


undefined
Prensario